martes, 27 de enero de 2009

Inauguración

* Imágenes extraídas de la página de Artix

El Viernes, tocaba inauguración. Apenas había descansado cuando tuve que ir para allá. La noche anterior, junto con Sergio, estuve colgando los fotomontajes en las paredes. El Viernes, tocaba inauguración y, después de estar todo el día currando, apenas había descansado.

Con Sergio, Luz, Vicky, Ana y Juan

Tenía un plan para hacer esta chingalada un poco más divertente. Yo iría vestido de "artistilla guayón", con camisa, chalequico, sombrero y porque no tenía bastón, que si no... Javi, Luz, Iñaki... me acompañarían en mi majadería como "amigos guayones de artistilla guayón".

Vino George a buscarme. Cogimos el equipo música y marchamos para el albergue. Nada más llegar, unas quillicas de ZTV se me acercaron y solicitaron entrevistarme. Yo, que soy muy educado, accedí a charrar con ellas y responder a las preguntas que me planteaban. Me dijeron que saldría hoy en la tele; mas, no sé ni la hora ni el programa ¡Eso es interés!

Tras la performance de Sergio y su Casa de Subastas, tocaba poner música. George me preparó la encerrona: "pongo yo unas cinco o seis canciones y así haces vida social..." Grrrrrr. No duré mucho en casi suplicarle que me dejara a los mandos del equipo de música y ponerme a pinchar.

Poniendo musiqueta...

Marta, Aída, George y yo, al terminar la inauguración, fuimos a cenar al Gallizo. Nos sentamos con Mariachi y Lori. Era tarde y, sin embargo, Marina accedió a que pudiéramos degustar un bocata de jamón con queso y tomate. ¡Yuuum! El estómago ya no rugía. No estaba lleno, ni de lejos, pero sí satisfecho. Con Baba ya en nuestras filas, pudimos dedicarnos al baile.

Dirigimos nuestros pasos hacía el Krápula y meneamos los cuerpos sin descanso entre risas, cervecicas y algún que otro caluroso saludo.
Pronto, dieron las 3. Marta y Aída marcharon al hogar. Tocaba cumplir la promesa y comunicar con Luz. Pero, con la cobertura de ella en Benidorm, busqué la alternativa adecuada: marmota. Efectivamente, estaban todos/as en La Casa Magnética. Allá me desplacé y, de nuevo, me dediqué a bailar...

Llegaba a casa realmente cansado. Mas, esa noche me daba igual. Había disfrutado unas horicas con esa quillita tan linda a quien decidieron llamar Marta; ¡ya nos tocaba, carajo! Había vislumbrado (totalmente extrañado, lo aseguro), que mi exposición había gustado. Había bailado con George, Mariachi, Lori y Baba. Había terminado la nuit con Javi, Luz, Marta (en este caso, marmota), Iñaki... y más y más seres que habían aparecido, como cayendo por un cuentagotas, durante todas aquellas horas. Son seres importantes en la vida mía. Y, esa noche, estaban allá, a mi lado, acompañándome en una situación en la que no me suelo encontrar muy a gusto que digamos. Acá, apenas les dedico unas líneas; pero, saben que, desde mi cabeza y corazón, se merecen mucho más.

Termino de escribir y suena Juanes: "La única". Una sonrisa se esboza en mi rostro...

GRACIAS

3 comentarios:

binguero dijo...

Tanto a Ana como a mí nos hubiese encantado acompañarte en ese día, pero nos fue imposible; está visto que no se puede tener tanta vida social... Me alegra comprobar que todo fue bien, a ver si sacamos un ratico y nos pasamos a ver tu expo. Volvemos a tener, y ahora con más motivo, un café pendiente, estaremos en contacto. Besos.

marmota dijo...

Ya sabes que me habría encantado estar ahí desde el principio... ¡No puedo ser!

Besines.

closada dijo...

Pequeño binguero, por supuesto que tenemos que echar ese cafelillo... ¡Hay que celebrarlo! ¡Oe oe oe!

Chérie marmota, ya sé que te habría gustado venir allá con nosotros. No pudiste, pero, para mí, estabas presente.

Besitos