jueves, 17 de abril de 2008

Un hombre va por el camino (1949)


El plan para hoy, de repente, se me antojaba maravilloso. Ésta era mi semana genial, aquella llena de sorpresas, de encuentros con gente que hacía tiempo que no veía, que no hablaba, de empezar a correr, de mejorar en salud (vaya semanita la pasada...). Sí, era mi súper semana y, a pesar de esa mancha que he tenido que visionar y que me ha llevado, como se suele decir, "el alma a los pies", espero que lo siga siendo.

Me llegó al móvil un mensaje de Ana (esta quillita tan linda que tanto quiero), para ver si me apetecía marchar con ella y Susanita a la Filmoteca. Yo no tenía ni idea de la película que proyectaban; pero, me apetecía quedar con estas dos quillitas a quienes hacía ya tiempo que no veía. Al final, sólo vino Ana y, casualidades de la vida, el título de la película me retrotraía a la primera película que visualicé con ella: El camino de San Diego.

Al empezar la película, en blanco y negro, veía el título: Un hombre va por el camino.

- "Has visto, que casualidad: como la primera peli que vimos, tiene la palabra camino".

La película era de 1949, y ha sido recuperada tras ser restaurada. Por esto, podéis imaginar que no es muy alternativa que digamos. Más bien, se puede decir que es muy tradicional, no sólo por el hecho de no ser censurada, sino porque parece ser que el director era bastante de derechas. No obstante, el film está muy bien y, esas "cosicas" tan alarmantes para mí, resultaban bastante graciosas.

Luego, el paseíto en esta noche tan deliciosa de temperatura agradable. Y, finalmente, a corretear por la urbe para no cejar en mi empeño de poder seguir a la salamandra.

Mañana, a mis pequeños/as quillicos/as les contaré leyendas sobre seres fantásticos relacionados con el fuego. Y como soy así, serán de Colombia, jejejeje. No tengo remedio...

Bisous

1 comentario:

Fenridal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.