martes, 15 de abril de 2008

Tetera y vasos tunecinos



Mis quillitas de clase se fueron a Túnez. A mí, me hubiera gustado ir con ellas; pero, no podía, pues no podía faltar al trabajo y tampoco tenía dinero.

Mas, el otro día volvieron y, con ellas, trajeron ilusión. Fue esta mañana la entrega y sí, con ellas llevaban un pequeño presente para este pequeño ser que habita entre la gente. Eran portadoras, como he señalado, de ilusión. La mía, por recibir un regalo. La suya, porque seguro que la sintieron mientras lo compraban.

Gracias, quillitas. Un beso muy grande para ustedes.

2 comentarios:

Vanessa dijo...

Un besote grande de una quillita que no te trae un regalo pero trae su ilusión de haberte leido

closada dijo...

Emocionado me dejas por tu ilusión, pues, para mí, conseguir eso es un regalo.

Besico