miércoles, 22 de octubre de 2008

La ciencia del sueño


Esta noche he estado viendo La science des rêves, una película que el otro día cayó en mis manos. No tenía ninguna referencia sobre ella, así que la ponía en el ordenador con el total desconocimiento de lo que me iba a encontrar. Una vez terminada, mis ojos brillaban, mi cara reflejaba que algo había hecho "toc, toc", en mi corazoncito. Así, difícilmente, uno puede ser objetivo.

Esta película puede que tenga carencias. Incluso, el guión, en algunas ocasiones se va de madre. Además, hay ocasiones que es realmente cutre. Pero, sinceramente, todo eso me da igual. Porque los sueños son artesanos, porque los sueños nos dan gran parte de la vida, porque los sueños nos trastornan y, al mismo tiempo, nos ofrecen cierto respiro a la vida en que nos movemos. Por un lado, los sueños mientras dormimos, incontrolables ellos, fascinantes, perturbadores... Por otro, aquellos que tenemos cuando estamos despiertos, en ese estado de ensoñamiento que nos lleva a la sonrisa en la cara, esa que tanto me gusta.

Por eso, esta película me ha enternecido al tiempo que me ha enarbolado. Me he elevado por encima de mi cuerpo y he viajado. He visitado "oculto", invisible, transparente... Sé que no me ha visto.

Cómo me gustaría que, al menos, se me cumpliese uno de mis sueños...

1 comentario:

scotty dijo...

alguno se cumplira. Tiempo al tiempo