martes, 2 de junio de 2009

No Te Va Gustar en la Sala Caracol - 31 de Mayo de 2009



Llegamos a la sala a las 21.15 aproximadamente. Al entrar, había algo especial en el ambiente. No había mucha gente, pero, poco a poco, se iba llenando. A nuestro alrededor, en su mayoría, un público argentino y uruguayo se iba acercando pausadamente al escenario. Mis nervios empezaban a aflorar cada vez más. Eran casi las 21.30 y, de veras, me habría subido por las paredes. Se apagaron las luces, empezó a sonar la música, se corrieron las cortinas y mis pelos se encresparon por completo, haciendo que un escalofrío recorriese todo mi cuerpo.

Estaba realmente emocionado. A mi lado, Marta compartía mi ilusión. A nuestro lado, Cristina comenzaba a escuchar, por primera vez, un grupo que le iba a enganchar. Y, delante de mí, un quillico, con sus pequeñas rastas y sus mazas de malabares, bailando de lado a lado, saltando, cantando... creo que compartiendo, al igual que estaba haciendo yo, esa extensa emoción de sentir y disfrutar cada una de las canciones con que NTVG nos iba a deleitar.

Presentaban su disco nuevo (donde a mi parecer destacan Tan lejos -brutalmente buena- y Mirarte a los ojos), mas el repertorio nos iba a ofrecer mucho más: un porrón de temones iban haciendo que el público, que ya de por sí estaba entregadísimo, aún diese mucho más. Entre otras, y por llevar un orden cronológico (con respecto a su discografía), fueron sonando: "Tienes que saltar", "Te voy a llevar", "Clara", "Mucho más feliz", "Más mejor", "No te quiero acá", "Verte reír", "Fuera de control", "Pensar", y entre medio, los abrazos, los cánticos unidos, las manos en alto... iban fusionándonos a todos en una sola marea de voces que, a pesar de pertenecer a diferentes olas, mecían con cariño al grupo que, contagiado, iba otorgándonos su buen hacer musical. Sí, abrazos con el quillico de las pequeñas rastas y las mazas de malabares, abrazos con el quillo de la gorra, cánticos con el moreno de las rastas, palmadas efusivas con el quillo y con la quilla que tengo a mi vera... Al entrar, ya lo había intuido, había algo especial en el ambiente.

Afortunadamente, el Norte ya no iba a estar arriba, e iba a ser todo Sur, ni iba a sangrar las manos de esos pocos. Afortunadamente, todos sentíamos y queríamos que ya "No hay dolor". Afortunadamente, pude acercarme y cantarle al oído que me quita el sueño, que me quita el habla, pero que si estoy con ella "No necesito nada"...

Pero, tenía sed, así que marché a la barra. Comencé a escuchar los primeros acordes. No podía ser... Me dieron las cervezas y comencé a correr. Pensé las veces que le dejaron con vida, sin sospechar que todavía respira. Yo no quería más verla pasar, así que sólo me quería sentar a esperar que saltes "Al vacío" y que no vuelvas nunca... Tenía que compartir ese momento, esa canción que Marta esperaba, así que me dieron las cervezas y comencé a correr...

Le pedí a Celeste que me regalase un Sol, y como tantas veces pasó cuando sonaba esta canción en el Calaveras, se convirtió el "Cielo de un solo color", un color que fue luminoso y emotivo al comenzar "De nada sirve", aquella canción que, cómo no, tenían que dedicársela. La voz de Mario Benedetti, entonces se hizo presente en mi interior:

Amar sin nadie, vaya cosa triste,
Sin nada que abrazar, ni Eva que nos abrace...
Amar con alguien, vaya cosa buena

Era un concierto de hermandad, de amistad, de amor... Era un concierto con el que llevaba soñado desde que los oí por primera vez. Al terminar, sólo había emoción y una inmensa satisfacción. Antes de entrar ya lo tenía claro: camiseta y el nuevo CD vendrían conmigo a Zaraguaya. Cristina, también picó. El nuevo CD se iba con ella y, al mismo tiempo, mi promesa de grabarle el resto de discos para que los pueda disfrutar. Sin duda, a ella también le habían llegado.

Marta, Cristina y yo, salimos por la puerta de la Sala Caracol. Sabía que iba a presenciar un conciertazo, pero no tanto. Me alegró inmensamente compartir ese momento de mi vida con vos...

cantando a pesar de las llamas
[la la la la la la la la la la]
gritando a pesar de las ganas
[la la la la la la la la la la]

2 comentarios:

marmota dijo...

:)

Qué ganas tengo de verte!

closada dijo...

Y yo, y yo, que anda que no hace días...

Besicos gordotes, quillita