lunes, 3 de marzo de 2008

No es país para viejos

Ayer tocaba el turno, por fin, de la película de los hermanos Coen. Scotty, Cuco, Carmeneta, ¿? (que malo soy para los nombres) y yo habíamos quedado para la sesión de las 21.00 h. Después de tanto Oscar y tanta expectación, íbamos con tremendas ganas de verla. Además, yo había perdido la pista de estos pequeños seres de películas gratificantes, ya que Ladykillers no llegó a convencerme del todo y perdí cierto interés por ellos. Pero, bueno, había que volver a intentarlo…

La salida del cine me resultó extraña. ¡No les había gustado! Y yo, sinceramente, no lo entendía. Sí, la película tiene algunos personajes que se pierden, que ni están definidos, ni aportan apenas nada a la historia. Pero, por lo demás, había presenciado una película de gran interés. La fotografía, siempre desoladora, servía de entorno a una historia tantas y tantas veces repetida: quillo que encuentra muuuucho dinero y es buscado por un malo maloso. Pero, no por ser típica en su argumento era típica en su ejecución. Los hermanos Coen realizan una dirección genial, simplemente, casi, casi maestra. Y el ritmo y manera de contar la historia enganchan desde el principio.

De la actuación de Bardem poco puedo decir. Sí, la desgracia llama a la puerta del reducto maño que prefiere las películas subtituladas ¡Maldito doblaje! Así que me quedo con sus gestos, con su mirada, con su expresión corporal, y parece que no lo hace mal, jejejeje.

Momentos que me parecen cojonudos:

la muerte del prota, que resiste como un campeón al tarado de Bardem y luego lo matan unos pincheputas mexicanos. Me parece un giro brutal.

La muerte de su mujer a manos de Bardem, que ni se ve ni se oye. Pero con el gesto de este matón tan chingón al salir de la casa ya se sabe todo.

En mi opinión, una película que merece la pena ir a ver al cine, sin duda alguna. Como la pantalla grande no hay nada…

5 comentarios:

Anónimo dijo...

detallazo que escribas ocultamente esos momentos pa los que aun no la hemos visto, si señor!! gracias!

carmeneta dijo...

Pues a mí no me parece una película por la que haya que pagar más de 6 euros en un cine. Para empezar hay como dos historias paralelas que me aburren tremendamente, máxime las reflexiones del poli... qué coñazo de abuelo cebolleta moralizador. Por otro lado, las acciones duran y duran y duran y de repente: "venga, va, que hay que terminar" y entonces pataplum chispum, se acaban.
Para mí no las cierra bien. Por último, el trato que se les da a los mexicanos es horrorosamente xenófobo y estereotipado que me parece un insulto... la verdad, es que a mí me ha decepcionado mucho, mucho, mucho...

closada dijo...

Pues claro, quillo/a anónimo/a. No es justo contar cosicas importantes y que las pueda leer quien no haya podido ver aún la película. Hay que preocuparse por la people, sino mal...

Saludos

scotty dijo...

A mi me molo Bardem, algun dialogo de besugos de las decenas que hay, y algun detalle mas. Me dormí varias veces

Javier López Clemente dijo...

Tal vez ahora que nuestros actores tiene que ser doblados, el personal se de cuenta de que nos perdemos la mitad de la interpretación, en fin, una pena y en este caso mucho más.

La peli es una gran película, dicen tantas cosas con las imágenes y¡¡¡¡algunos diálogos son cojonudos!!!

Y una cosa para carmeneta: ¿como crees que ven la mayoría de los USA fronterizos a sus vecinoes del sur? Los Cohen nos lo cuentan con magisterio... y esa es una de las funciones "sociales" del cine independiente americano (independienteo sólo por desligarlo de los grandes estudios, que supongo que los presupuestos de los Cohen no serán exíguos)y por cierto, Carmeneta, ¡¡¡peor deja a las suegras!!
jajajajajajajajajajajajaj

Salu2 Córneos.